proyecto salutia logo   home contacto

Piel

 

 

ARRUGAS

Generalidades: Antes de hablar de la cara con arrugas, el tipo de arrugas y el tratamiento antiarrugas, es necesario entender que lo que provoca la aparición de las arrugas es el envejecimiento de la piel, que se manifiesta como un proceso lento, progresivo e irreversible, influenciado por diversos factores intrínsecos o extrínsecos. Los primeros condicionan lo que se conoce como envejecimiento verdadero o cronológico, es decir el que es esperado e inevitable. En cambio los segundos condicionamientos, potencian el envejecimiento fisiológico, ya que las alteraciones aparecen a largo plazo por fotoenvejecimiento y se suman al proceso fisiológico del intrínseco. Los factores externos que más favorecen el envejecimiento de la piel son los ambientales (radiación solar, polución) los hábitos no saludables (alcoholismo, tabaquismo) y los psicosociales.

Signos de envejecimiento de la piel: aparición de arrugas, manchas, sequedad de la piel, pérdida del brillo y ptosis tisular. Estas señales son consecuencia de un proceso fisiológico de declinación de funciones del tejido conjuntivo, por el cual el colágeno va teniendo más rigidez y disminución de su volumen. Además las fibras elásticas pierden fuerza por la disminución de la elasticidad, hay una disminución de las glicosaminoglicanas, asociada a una reducción de agua, que provoca una disminución de la adhesión, migración y diferenciación de las células. El deterioro paulatino del tejido conjuntivo lleva a una degeneración de las fibras elásticas y a una disminución del oxígeno en los tejidos, con posterior deshidratación, que provoca la aparición de pequeños pliegues de la piel, denominados ARRUGAS.

TIPOS DE ARRUGAS

Desde el punto de vista clínico, las arrugas pueden ser superficiales y profundas. Las superficiales son aquellas que desaparecen con el estiramiento de la piel, que las diferencia de las profundas que no se modifican cuando se intenta estirar la piel. Los especialistas tienen otra clasificación: las arrugas estáticas, dinámicas y gravitacionales. a) Las arrugas estáticas son provocadas por la fatiga de las estructuras que constituyen la piel, por la repetición de movimientos, que después de un tiempo, como si fuera una “marca indeleble” aparecen en ausencia de ellos. b) Las arrugas dinámicas, también llamadas líneas de expresión, surgen como consecuencia de movimientos repetitivos de la mímica facial y aparecen con dicho movimiento. c) Las arrugas gravitacionales son consecuencia de la flaccidez de la piel, terminando con una verdadera ptosis de la estructura cutánea. Existe otro enfoque para diferenciar los tipos de arrugas: una clasificación elaborada por Richard Glogau, que agrupa a las arrugas en cuatro niveles de acuerdo al grado de fotoenvejecimiento de la piel. Tipo I: mínima aparición de arrugas, por fotoenvejecimiento inicial, alteración suave de la pigmentación, ausencia de queratosis o lentigos seniles. Ocurre en personas entre 20 y 30 años. Tipo II: la piel permanece lisa en ausencia de movimientos, pero durante movimientos habituales (risa, fruncir el entrecejo, etc.) aparece la cara con arrugas, acompañada con lentigos seniles y telangectasias iniciales, sin hiperqueratosis visible. Ocurre en personas mayores de 35 años. Tipo III: Son visibles en ausencia de movimientos habituales, hay lentigos seniles, telangectasis y queratosis solares. La padecen personas mayores de 50 años y precisa de maquillaje permanente. Tipo IV: las arrugas son generalizadas, con disminución del espesor de la epidermis, y la piel adopta una coloración amarillenta (por el aumento del espesor de la capa córnea). Hay mayor tendencia al cáncer de piel y ocurre en personas mayores de 60 años.

CARA CON ARRUGAS

Las arrugas que más preocupan a las personas, especialmente a las mujeres, son aquellas que aparecen en el rostro. De acuerdo a lo mencionado anteriormente las que son superficiales y del grado I de la clasificación, son las que no necesitan maquillaje permanente y tienen buena respuesta al tratamiento. No ocurre así con las arrugas profundas y que se corresponden con los grados III y IV, que requieren maquillaje permanente y tratamientos más complejos.

TRATAMIENTO PARA EL ENVEJECIMIENTO FACIAL: Existen variadas técnicas para la tratamientos del envejecimiento facial, que en los últimos años presentó grandes avances, al punto de ofrecer muchas opciones de tratamiento para mejorar tanto las líneas de expresión como las arrugas. La mayoría de estos recursos terapéuticos no son invasivos, por lo tanto no exigen interrupción del trabajo o de las funciones de la vida familiar o social. A continuación describiremos las más utilizadas: Galvanopuntura. Iontoforesis. Electroliftings (microcorriente). Corriente rusa. Gimnasia facial. Laser. Hidratación facial.

© ProyectoSalutia.com ~ Todos los derechos reservados