proyecto salutia logo   home contacto

Piel

 

CABELLO SANO

Introducción: Para tener el cabello sano y de buen aspecto son necesarios cuidados tan importantes como los que debe tener la piel. La mejor manera de entender cómo se debe cuidar el cabello sano es conocer como ocurren las agresiones y daños en el mismo.

Los daños son resultados de traumas mecánicos y/o químicos que alteran la estructura del folículo piloso. El cabello presenta tres capas básicas, la cutícula, el córtex y la médula. La primera es la capa más externa de la escala de protección. Existe también una capa de sebo, sustancia grasosa secretada por los folículos capilares, que recure la cutícula y le confiere brillo y lo hace más maleable. En el cabello sano el córtex fortalece el eje del cabello, determina su color y su textura. La médula, es la capa más interna donde se genera la fortaleza del cabello. La cutícula puede ser lesionada por factores químicos o mecánicos, (acción reiterada de secadores de cabello). También la excesiva exposición a los rayos solares, la polución, el viento, el agua de mar o piscina pueden ocasionar daños en el cabello.

FACTORES CONDICIONANTES PARA MANTENER UN CABELLO SANO: Hay cuatro factores que son muy importantes para el mantenimiento de un cabello sano: brillo, electricidad estática, fuerza y exposición solar.

•  BRILLO: Siempre se admitió que el cabello brillante era sinónimo de cabello sano, como también la salud de un folículo piloso no está determinada por la localización que tiene el cuero cabelludo. El brillo se debe a la luz reflejada por una superficie lisa. Si las cutículas están abiertas por las posibles agresiones del cuero cabelludo, los cabellos no tienen capacidad de retener agua ni proteínas y se producen poros en la superficie que no pueden reflejar la luz y por ende, provocando la pérdida del brillo. Estos casos precisan de la acción de los llamados acondicionadores de cabello, agentes químicos que forman una película sobre el mismo, recuperando la superficie lisa (no porosa) del cabello, recuperando el brillo perdido.

•  ELECTRICIDAD ESTÁTICA: Pasar el peine o el cepillo por el cabello provoca que éstos se carguen negativamente, creando electricidad estática, provocando que los cabello queden desalineados. Los cabellos finos son más vulnerables a la electricidad estática que los más gruesos, debido a mayor área de superficie que tiene la cutícula. Los acondicionadores de cabello que contienen amonio cuaternario pueden reducir la electricidad estática (negativa) porque generan una carga positiva en los cabellos, neutralizando de esa forma la electricidad estática.

•  FUERZA: Para mantener un cabello sano, se deben utilizar acondicionadores que incluyan proteínas hidrolizadas o queratina capilar humana hidrolizada, que poseen un bajo peso molecular, ayudan a aumentar la fuerza de los cabellos. Estas proteínas también pueden ser usadas para las “puntas dobles”, que aparecen después que la cutícula protectora fue lesionada por sustancias químicas o un trauma físico, como cepillado vigoroso de los cabellos.

•  EXPOSICIÓN SOLAR: La exposición a los rayos ultravioletas atentan contra el cabello sano, ya que pueden inducir a la oxidación de las moléculas dentro del eje longitudinal capilar. Este proceso de oxidación disminuye la fuerza de los cabellos, que aparecen deshidratados, quebradizos y ásperos al tacto. Los cabellos teñidos pueden presentar pequeños cambios de color cuando están expuestos a los rayos ultravioletas. El cabello rubio puede presentar un proceso de “foto-decoloración” quedando con un aspecto amarillento envejecido. Hasta los cabellos castaños pueden cambiar de color por acción de los rayos solares, por lo que se debe utilizar acondicionadores “leave-in” que contienen óxido nítrico.

RECOMENDACIONES PARA MANTENER UN CABELLO SANO

•  Usar siempre shampoo y acondicionador adecuado al tipo de cabello: graso, seco, normal, teñido, etc.

•  Evitar el uso excesivo de shampoo evitando su colocación directa sobre el cuero cabelludo. Primero hay que colocarlo en las manos y luego frotarlo sobre el cuero cabelludo con la punta de los dedos (nunca con las uñas). El exceso del producto provoca irritación, adelgazamiento de la raíz del folículo piloso, descamación y hasta su caída.

•  Se debe enjuagar bien los cabellos para retirar el exceso de shampoo y acondicionador. Hay un shampoo “anti-residuos” que elimina las impurezas y los residuos de los productos cosméticos que se depositan en los cabellos, el cual se puede usar una vez por semana.

•  Evite tomar baño de agua caliente, porque las cutículas de los cabellos se pueden abrir. E preferible el agua tibia o fría. Para el enjuague es preferible usar el agua fría.

•  Para conservar un cabello sano, debe tenerse en cuenta el uso de un producto leave-in después de lavar los cabellos.

•  Antes de usar el secador, se debe secar con una toalla el exceso de agua del cuero cabelludo, exprimiendo los cabellos con ella. Luego se puede usar el secador a unos 15 centímetros de los cabellos con una temperatura mínima o media.

•  Hay que evitar estar expuesto luego del lavado, al aire acondicionado porque su acción genera cabellos secos, frágiles que pierden su brillo natural. Para formar una barrera de protección se recomienda el uso de gotas de silicona, que ayudan también a sellar las puntas dobles.

     

© ProyectoSalutia.com ~ Todos los derechos reservados