proyecto salutia logo   home contacto

Piel

 

CREMAS PARA EL ACNE

Generalidades: Una vez evaluada la repercusión psicosocial del acné, especialmente en los adolescentes y sus características clínicas, la terapéutica inicial del acné incluye la orientación y educación del paciente para superar los mitos que existen en torno del acné. Hay creencias en muchos sectores de la sociedad sobre la influencia de los alimentos o de otros factores sin fundamento médico, que deben ser corregidas. Otro de los mitos muy difundido en los adolescentes es que existe una relación de la frecuencia de la masturbación con la aparición del acné.

La desmitificación en este tema, es resonsabilidad del profesional actuante y una vez conseguido el objetivo, se está en condiciones de pasar a la segunda etapa que es la elección de una de las cremas para el acné. Además de desmitificar el tema, también el médico asistente debe orientar a los pacientes con respecto a los posibles malos hábitos con respecto a esta afección: no exprimir los comedones, tomar sol en forma graduada y regular, usar jabón neutro para la higiene corporal, no higienizar la zona afectada más de 2 o 3 veces por día, no usar productos cosméticos que exacerban el acné. La elección de una de las cremas para el acné debe realizarse según cada caso en particular, considerando las características de la piel del paciente, los tipos de lesiones y el costo del tratamiento. El médico también deberá informar que el tratamiento requiere paciencia y tiempo, ya que el tratamiento del acné normalmente no trae una mejoría importante de las lesiones antes del mes de uso regular del producto elegido, incluso pueden existir en algunos casos un agravamiento de las lesiones en el inicio de tratamiento con cremas para el acné. Después de la mejoría conseguida, el tratamiento debe ser mantenido durante meses y a veces hasta por algunos años, ya que no se trata de una curación sino del control de un proceso patológico. Las cremas para el acné tienen las propiedades que hacen posible su utilización en pieles sensibles y secas, las que siempre requieren vehículos no irritantes. Los pacientes con piel grasa refieren que con la utilización de geles obtienen mayor efecto secante de su piel. Generalmente las personas con acné con comedones o pápulas y pústulas, pueden ser tratadas con productos tópicos y requerir también un tratamiento complementario por vía oral.

PEROXIDO DE BENZOICO: Es una de las cremas para el acné de acción mas efectiva, con actividad bacteriostática superior a los antibióticos tópicos comunes. Demuestra también actividad para el tratamiento de comedones por estimular la descamación epitelial, pero no tan eficaz como el ácido retinoico. Se presenta en productos de concentración variable (2,5 al 10%). Los compuestos en forma de gel pueden ser a base de agua y de alcohol, siendo las primeras menos secantes e irritantes de la piel. Puede aplicarse una o dos veces al día. La concentración, tiempo de permanencia y la frecuencia en la utilización debe ser ampliado bajo criterio médico. El principal efecto colateral indeseable es la irritación de la piel, principalmente en las cremas que contienen alta concentración de este peróxido, aunque disminuyen luego de su uso continuado. También se describen reacciones alérgicas de 1% a 2% de los pacientes. Los pacientes que usan este producto por primera vez deben ser advertidos que la primera aplicación tiene que realizarse en el antebrazo como “prueba” de su tolerancia, antes de aplicarlo en el rostro. También se tiene que informar que puede “manchar” la vestimenta o la ropa de cama. Tener precaución cuando se utilizan otros productos, como la tretionina, ya que se produce un efecto sinérgico.

ACIDO SALICÍLICO: Dentro de las cremas para el acné, la que contiene éste ácido, es usada por los especialistas cuando se quiere un efecto queratolítico. Es uno de los productos más antiguos, pero menos eficaz que el ácido retinoico. Es oportuno advertir que este agente queratolítico debe permanecer en la piel un tiempo prolongado para que su acción sea completa sobre los comedones, por lo tanto no se debe insistir en la aplicación de jabones faciales que contienen este producto, ya que la acción de jabonarse no permite que el producto químico que lo contiene esté en contacto con la piel el tiempo necesario.

RETINOIDES TÓPICOS: Los retinoides son un derivado de la vitamina A y su acción disminuye la descamación folicular, evitando la formación de microcomedones y comedones. Son los más efectivos agentes comedolíticos y su actividad es superior al peróxido de benzoico.

ACIDO RETINOICO: En los casos de acné con comedones, es una de las cremas para el acné que se utiliza prioritariamente. Está disponible en forma de crema al 0,05%, pero también se ofrece en el mercado en forma de gel o loción al 0,01% al 0,1%. Se recomienda la aplicación de una capa fina, una vez a la noche, debiendo ser retirado después de 2 horas y aplicados en días alternados para disminuir su efecto irritante de la piel. El tiempo, la frecuencia de las aplicaciones y la concentración pueden ser gradualmente aumentadas, según criterio médico. Contraindicaciones: debido a los efectos teratogénicos de la vitamina A, hay controversia actualmente el uso tópico en embarazadas, aunque hay trabajos que refieren que no observaron efectos teratogénicos.

ANTIBIÓTICOS DE USO TÓPICO: Son cremas que tienen una acción antibacteriana intensa, pero también un efecto sobre los comedones. Se aplican sobre la piel afectada una o dos veces por día. La Eritromicina, la Clindamicina son las cremas para el acné más utilizadas cuando se requiere un efecto antibacteriano. La Tetraciclina tópica es menos eficaz y además tiene un olor desagradable y puede “teñir” la superficie de la piel de color amarillento como efecto residual. Estos agentes antibacterianos en algunos preparados se combinan con otros, potenciando los efectos terapéuticos por sinergia farmacológica. Un ejemplo de ellos es el peróxido de benzoico 5% y la eritromicina al 3%.

     

© ProyectoSalutia.com ~ Todos los derechos reservados