proyecto salutia logo   home contacto

Piel

 

envejecimiento de la Piel

Inevitablemente el paso del tiempo se hace notar la historia personal de todos los individuos y al llegar a la madurez comienzan a notar surcos y líneas de expresión, sobre todo en la zona frontal, las mejillas y el cuello.  El proceso de envejecimiento de la piel tiene sustenso biológico, siendo una realidad que a muchas mujeres y hombres les cuesta admitir, ya que al “perder” el aspecto físico de los años jóvenes puede afectar la autoestima y la no aceptación social.

La piel es un órgano que tiene regeneración constante, cada 28 días la epidermis se renueva, cambiando totalmente, proceso por el cual las células secas y escamosas son sustituidas por otras nuevas. Hay que aceptar que el envejecimiento es un fenómeno natural que se inicia una vez que los diferentes tejidos y órganos completaron su crecimiento y llegaron a su madurez, generalmente alrededor de los 20 años de edad. A partir de esta edad, las células que mueren no se sustituyen, experimentándose una pérdida paulatina de vitalidad. Generalmente las arrugas comienzan a aparecer aproximadamente hacia los 35 años, sobre todo en las áreas de cara y cuello. En el caso del envejecimiento de la piel, la expresión más evidente la constituyen las arrugas. Además del envejecimiento, las arrugas pueden formarse por otros dos mecanismos: exposición excesiva a los rayos solares o a la acción de las camas solares (elastosis solar) y la contracción muscular mímica de la cara o del tipo de expresión facial (patas de gallo, arrugas de la frente). Causas del envejecimiento de la piel: El envejecimiento también está condicionado por múltiples factores que aceleran el deterioro de las células, como lo son, la herencia, el sobrepeso, una alimentación hiperhidrocarbonada, el tabaquismo, el consumo de bebidas alcohólicas, las situaciones de estrés, los factores medioambientales (tanto los físicos como los psicoculturales). Fisiopatología del envejecimiento de la piel: A medida que la piel envejece, los mecanismos de retención del agua van disminuyendo, lo que asu vez ocasiona que los tejidos de la dermis (ubicados bajo la epidermis) disminuyan su capacidad elástica, agravando la situación una circulación de la sangre capilar mucho más lenta, que finalmente hace que las células de descamación no se renueven adecuadamente. El mecanismo fisiológico por el cual se produce el envejecimiento de la piel es la disminución del colágeno, (un tejido que es el cemento que une las células). Este tejido compacto se deteriora más rápidamente cuando hay déficit de humedad (deshidratación), que provoca que la superficie externa aparezcan depresiones o pequeños hundimientos, que hace la epidermis se “arrugue” o cambie su aspecto presentando líneas o surcos de trayectoria paralela (por ejemplo, el entrecejo). Aunque el proceso de envejecimiento es inevitable y hasta hoy no se puede modificar los condicionamientos biológicos, existen estrategias que el paso del tiempo se haga más lentamente y lograr que los efectos deletéreos para la epidermis sean mínimos, ya sea con las técnicas que aporta la cirugía estética como los tratamientos que recurren a las dietas y a la cosmética.

Para decidir un tratamiento estético para rejuvenecimiento de piel no existe una edad determinada, pero hay que admitir que la mayoría de los cirujanos refieren que la cirugía estética se realizan en personas mayores de 30 años de edad, que como señaló es la edad donde comienzan a manifestarse los signos de envejecimiento de piel. Con respecto el límite máximo de edad, la contraindicación sólo deviene de los estudios prequirúrgicos que desaconsejarían la intervención. Si estos resultan normales, no habría ninguna razón para no realizarla. 

© ProyectoSalutia.com ~ Todos los derechos reservados