proyecto salutia logo   home contacto

Piel

 

PIEL SEBORREICA

 Generalidades: La palabra seborrea proviene del latín, sebo: grasa, rea: flujo. Se trata de un trastorno funcional de las glándulas sebáceas, que producen una hipersecreción de grasa o sebo.

La piel seborreica, llamada también dermatitis seborreica , es una patología que ataca a personas de ambos sexos y consiste en una inflamación crónica de la piel que produce muchas escamas, prurito y eritema de la zona afectada, que puede acompañarse con excesiva secreción de grasa en algunos casos y una extremada sequedad en otros, aunque generalmente se suele relacionar la seborrea con el exceso de grasa. Su localización puede afectar diferentes zonas corporales: la calota, el cuero cabelludo, la cara, ambas cejas, el mentón, las axilas y/o la zona pectoral. La secreción de sebo es baja durante la infancia, mientras que es elevada en la pubertad, alcanzando su máxima expresión personas adultas, para luego decrecer en la tercera edad. En el caso que la piel seborreica se localice en el cuero cabelludo, aparece una fina descamación e hipersecreción sebácea. Cuando hay un exceso de grasa, las gandulas aumentan de tamaño y se forma un pequeño obstáculo en forma de costra que afecta a la salida normal del cabello. La evolución de esta patología es crónica con pouses agudas. La consecuencia de este proceso es que los cabellos se encuentren engrasados, cambiado su aspecto (mayor brillo, pegoteados y difíciles de peinar) lo que imposibilita mantener su higiene adecuada. Los procesos oxidativos del sebo agregan el mal olor a su mal aspecto y lo que empezó como un problema estético, termina siendo un problema de consulta dermatológica.
Lamentablemente en algunas personas la piel seborreica se presenta íntimamente unida a la pityriasis y en otros casos, principalmente cuando se hace crónica, puede condicionar la aparición de una alopecia seborreica.

Síntomas de la seborrea

Las personas que sufren de esta patología, tienen un conjuntos de síntomas y signos típicos de la enfermedad. Síntomas: (lo que el individuo “siente”) intensa picazón en el área afectada, que puede ser leve, moderada o intensa, de acuerdo a la extensión de la zona de la piel o el cuero cabelludo que abarque. Signos (lo que el individuo o el médico objetivamente “ve”: enrojecimiento de la piel, con aparición de pequeñas escamas. Si la zona es pilosa, sea o no el cuero cabelludo, los pelos o cabellos tienen un aspecto grasiento, sucio y las personas afectadas refieren que en el peine que usan, quedan entre los dientes, partículas blancas o amarillas, que es interpretado por los pacientes y muchas veces por su entorno, como un estado de falta de higiene del cabello.
Este es el motivo por el cual muchas personas que padecen seborrea del cuero cabelludo abusan de los lavados de cabeza, sin saber que constituyen una causa externa de mayor provocación. Cuando una persona siente la molestia de un exceso de grasa, su primera tendencia es lavar el cabello con más frecuencia, llegando el caso de hacerlo hasta a diario. La frecuencia de aseo del cabello provoca una reacción negativa en las glándulas sebáceas, las cuales, al encontrar el folículo piloso dilatado y limpio vierten cada vez mayor cantidad de sebo, aumentando así su actividad y estableciendo un circulo vicioso entre producción de grasa y lavado.

Causas de la seborrea

Para que se produzca este tipo de trastorno del cuero cabelludo tiene que haber una predisposición personal. Sin embargo, otros factores como el estrés, el consumo de tabaco, el alcohol, el tipo de alimentación, las hormonas sexuales masculinas y determinados alimentos con exceso de grasa pueden contribuir a que se produzca el exceso de sebo. Las causas que producen la seborrea pueden ser de origen interno o externo. Las más frecuentes son de origen interno. CAUSAS INTERNAS: a) Estilos de vida . Tal como ocurre en muchas patologías, el sedentarismo, el hábito alimentario y el stress son factores condicionantes de la aparición de la seborrea. Una alimentación sin el equilibrio de los nutrientes básicos (Hidratos de Carbono, Grasas y Proteínas) es otro de los motivos del mal funcionamiento de las glándulas sebáceas. Deben evitarse los productos ahumados, las grasas animales, las tortas, el chocolate, excluyendo sobre todo los estimulantes cómo el alcohol, la nicotina y el café. Tanto una alimentación hipercalórica, muchas veces elegida por personas que practican deportes, con elevado desgaste físico, como aquellas que presentan trastornos en el metabolismo de las grasas, son condicionantes de un estado seborreico. También hay que tener en cuenta los factores medioambientales: el índice de viciación del aire en lugares cerrados, que puede comprometer el nivel de oxigeno ambiental necesario, con saturación del nivel de anhídrido carbónico, que causa trastornos respiratorios. b) Factores psiconeuroticos . También se conoce que la secreción sebácea depende de un sector del Sistema Nervioso, llamado neuro-vegetativo, que es vulnerable a todas las alteraciones que se generan en el Sistema Nervioso Central. En consecuencia, todas las patologías psiconeuróticas, como el miedo, los trastornos emocionales, destruyen el equilibrio de la secreción sebácea del cuero cabelludo, pudiendo producir en algunos casos hiposecreción como hipersecreción sebácea (seborrea). c) Factores Endocrinos . La seborrea aparece después de la pubertad y que generalmente ella alcanza su máximo en el periodo en que las glándulas sexuales desarrollan su actividad mas intensa.
Se ha demostrado que los andrógenos (hormonas masculinas) son los que regulan la dimensión y la actividad de las glándulas sebáceas.
CAUSAS EXTERNAS : Está muy relacionado con el nivel de información de las personas que padecen seborrea. El abuso de los lavados del cuero cabelludo agrava el estado seborreico. Cuando se padece la molestia de un aumento de gratitud capilar, al primer recurso que se apela es lavar el cabello con más frecuencia, llegando el caso de hacerlo hasta a diario.
Cuando la frecuencia normal debe ser no menos de cinco días y no mas de siete, entre lavado y lavado, pues nota que el cabello se apelmaza, que se pega uno con otro, que da comezón e inclusive tiende a caracterizarse por un olor que no es precisamente agradable. Champúes excesivamente desengrasantes. La utilización de estos tipos de champúes pueden generar un efecto rebote que incremente la secreción sebácea en el cuero cabelludo. También es importante enfatizar sobre el abuso de la utilización frecuente de lacas, de brillantinas o colorantes del cabello. De igual manera un lavado o un cepillado demasiado fuerte pueden favorecer la descamación.

Tratamiento de la seborrea

Los objetivos del tratamiento apuntan a regular la secreción glandular sebácea e inhibir la síntesis lipídica de la glándula, pero evitando deslipidificar por completo al cabello, en consecuencia, los medicamentos deben eliminar el exceso de grasa, evitar la exfoliación lipídica del cuero cabelludo y los cabellos deben quedar limpios y fácilmente peinables. El tratamiento debe basarse en soluciones o productos líquidos que contienen corticoides, astringentes, antifúngicos o antiinflamatorios para disminuir el problema de descamación y prurito. Estos tratamientos médicos se complementan siempre con champús adecuados. En los casos más severos, contienen alquitranes para evitar la descamación. Para lograr estos objetivos se utilizan las siguientes sustancias antiseborreicas:


Extracto de coaltar: brea mineral modificada, que permite la obtención de preparados de color, olor y aspecto cosméticamente más agradables. Coaltar saponinado: Se extrae de la brea de hulla, que también contribuyen a la acción antiseborreica por su acción detergente. También se utilizan los llamados Bioazufres (1-3%) Tienen alta afinidad por el sebo, y acción queratolítica. Los champúes con bioazufre no deben ser utilizados con mucha frecuencia ya que pueden producir seborrea de rebote. Tioxolona (0,2-0,5%. Se caracteriza por regular la secreción sebácea. Aminoácidos azufrados: Se utilizan metionina y derivados de la cisteina. Finalmente hay que mencionar a los Extractos vegetales y Aceites Esenciales . Los extractos vegetales más utilizados son los de ortiga blanca, bardana, hamamelis, hiedra, mijo, abedul, sabal, quillay. En lo que respecta a los Aceites Esenciales de uso más frecuente son: de lavanda, romero, tomillo, limón, pino y eucalipto.


© ProyectoSalutia.com ~ Todos los derechos reservados