proyecto salutia logo   home contacto

Piel

 

Rejuvenecimiento de la Piel

El envejecimiento es un proceso biológico. En el caso de los tegumentos hay tres tipos de mecanismos que provocan el envejecimiento de la piel: a) El envejecimiento que se produce a través del tiempo, condicionado por un patrón genético propio. Con los años existe un adelgazamiento de la dermis y de la epidermis que produce disminución del tono y del trofismo de la piel. b) El envejecimiento provocado por la acción de las hormonas, ya que la piel es un tejido sensible a la acción de las mismas. Una simple disminución de la concentración de ellas en sangre, hacen aparecer los primeros signos de envejecimiento de la piel.  c) Las radiaciones: Especialmente, en horas del mediodía, los rayos ultravioletas que provienen del sol, llegan a la superficie terrestre, pudiendo atravesar la epidermis, la dermis y el tejido celular subcutáneo, dañando las fibras de colágeno y elastina.

Hoy también se sabe que existen otros factores que pueden acelerar el envejecimiento de la piel, como ocurre con el uso frecuente de las camas solares, el consumo del tabaco, la deshidratación de la piel descuidada y el uso indebido del maquillaje femenino. Este tipo de situación puede tener solución efectiva si se recurre a la cirugía plástica. Comencemos por decir que el envejecimiento de la piel del rostro, como de otras zonas del cuerpo, puede manifestarse de diversas formas: la curva que adquiere la piel y el músculo subyacente, la disminución de elasticidad de la epidermis y la pérdida del tejido celular subcutáneo. La cirugía plástica es la técnica quirúrgica que generalmente se utiliza para el reparar el derrumbe del tejido fino, constituido por la aparición de pliegue y arrugas tanto en la cara como el cuello. El método de rejuvenecimiento facial constituye la técnica más utilizada en el tratamiento de “manchas marrones de la vejez”, arrugas superficiales y la sequedad de la piel consecutiva a la acción de los rayos solares y el uso del tabaco. Uno de los procedimientos más efectivos lo constituye el “peeling”. El peeling médico no es sólo una palabra. El peeling facial agrupa distintos tratamientos destinados a renovar las capas más superficiales de la piel. Se realizan con diferentes sustancias químicas o bien mediante láser. Según su grado de profundidad pueden ser clasificados en superficiales, medios y profundos. Estos últimos son utilizados en el tratamiento de las arrugas profundas y en las secuelas de cicatrices, especialmente en las de acné.
Un ejemplo de los mismos es el ácido tricloro-actico (TCA) en altas concentraciones. el uso del ácido tricloro-acético (TCA) a altas concentraciones que debe aplicarse en un medio quirúrgico y cumplir con todas las condiciones de asepsia. En cambio el tratamiento de las arrugas superficiales se logra con el uso de productos químicos de acción débil, como ciertos cosméticos, que son útiles en las queratosis seniles o pigmentaciones dérmicas.
Otros cirujanos plásticos utilizan el propio tejido graso del paciente para rellenar las áreas donde existen pliegues y arrugas, con insuficiente volumen de tejido celular subcutáneo.


Finalmente debemos dejar claro que el envejecimiento de la piel no sólo está expresado en arrugas, ya que en zonas determinadas del cuerpo, al perderse la elasticidad, la piel y los tejidos subyacentes dan la impresión que cuelgan o caen. No obstante debe destacarse que existe otro tipo de flaccidez, que presentan los músculos en estado de hipotonía, que es un rasgo muy frecuente en personas de edad que realizan poca actividad física.

 

© ProyectoSalutia.com ~ Todos los derechos reservados