proyecto salutia logo   home contacto

Salud Mental

 

MEDICINA PSICOSOMATICA

Introducción: Desde su nacimiento se definió a la Medicina Psicosomática más que una especialidad recortada, como una actitud peculiar frente a cualquier tipo de enfermos, en el que se considera al mismo bajo un punto de vista antropológico, es decir, atendiendo su triple dimensión: biológica, psicológica y social.

En la práctica, la Medicina Psicosomática tiene como objetivo asistir un conjunto de situaciones clínicas y sindromes que cubren el espacio extendido entre la medicina funcional y la psiquiatría, donde están los enfermos que necesitan una asistencia clínica que sepa abordar con una actitud orgánica y psicológica.

Estos “enfermos funcionales” generalmente acuden a los consultorios de médicos generalistas o de diversas especialidades clínicas, refiriendo síntomas organiformes o propiamente funcionales, expresivos de enfermedades más o menos definidas de la especialidad del médico que lo asiste. Por ello, la Medicina Psicosomática es aquella que contempla la totalidad del campo de la Medicina, incluyendo la Psiquiatría, campo en el que la interacción de factores biológicos, psicológicos y sociales se ha de tener en cuenta en todo paciente.

INCREMENTO DE LOS ENFERMOS PSICOSOMÁTICOS: El número de enfermos funcionales se viene incrementando con el tiempo y este fenómeno puede estar condicionado por cuatro factores: a) un mejor conocimiento diagnóstico que hace posibilita un despistaje precoz del enfermo en forma de auténtica prevención secundaria, b) un incremento de la longevidad de la población con una mayor incidencia en la tercera edad de estas enfermedades, c) un aumento de las enfermedades funcionales en general y depresiones más o menos ocultas en particular (debido a la tensión de la vida cotidiana, competitividad, soledad y fácil exposición a pérdidas afectivas y d) los cuadros genuinamene orgánicos que incluyen un componente psicosomático y ansioso-depresivo, debido quizás al hecho que el hombre valora cada vez más su bienestar físico y por lo mismo vive peor su pérdida.

DIFICULTADES EN EL DIAGNOSTICO DE ENFERMOS PSICOSOMÁTICOS: Cuando un enfermo psicosomático demanda atención médica, pueden suceder tres supuestos posibles: a) o se precisa el diagnóstico de distonía neurovegetativa y de forma conservadora y acertada , el enfermo es tratado con psicofármacos y sometido a un riguroso régimen alimentario y cambio en su estilo de vida, b) o se trata de encuadrar el caso dentro de un síndrome bien definido de la Patología general formando algo las características originales de aquél, c) o finalmente el diagnóstico se centra en el aparato psíquico exclusivamente, etiquetando al paciente de neurosis de angustia somatizada o histeria de conversión, por ejemplo, con psicoterapia y tratamiento farmacológico. Frente a estos supuestos habituales en la consulta clínica, la única forma de llegar a un diagnóstico correcto es que sea esta disciplina, la Medicina Psicosomática la que aborde a este tipo de patología limítrofe entre la medicina general y la psiquiatría. En la Medicina Psicosomática prevalece la actitud médica, por la cual el profesional considera que toda etiología y terapéutica de la enfermedad, debe tener en cuenta cinco situaciones:

•  La dimensión orgánica, sea morfológica como en el caso de encefalopatías, o bioquímicas como en cualquier enfermedad psíquica.

•  La fisiológica o funcional (de aquí e nombre de enfermedades funcionales), cuya alteración da lugar a una perturbación, incremento o disminución de la función.

•  La vertiente fenomenopsicológica, que se ocupa de la alteración de la conducta y de las producciones psíquicas (alteración de funciones psíquicas y del comportamiento.

•  La dimensión personal, cuya base son los conflictos internos, psicológicos profundos, que pueden expresarse también a través de síntomas y signos como en el caso de la alteración conductal-fenomenológica.

•  La dimensión social, que en ocasiones produce y en otras mantiene y desencadena el conflicto y descompensación de la personalidad, dando origen a la enfermedad psicosomática.

En Medicina Interna el diagnóstico es válido ya que interna el descubrimiento de un agente causal único y la aplicación de una terapéutica en relación más o menos específica para la causa descubierta. En la Medicina Psicosomática en cambio, la causa no es un agente nominativo, sino la desorganización de una compleja estructura, la personalidad, precisada de analizar en todos sus componentes, por lo que el mejor diagnóstico es el que implica menos síntesis y mayor trabajo analítico.

FORMAS DE PESENTACION DE LA ENFERMEDAD PSICOSOMÁTICA: La afección psicosomática puede manifestarse en 5 posibles maneras:

•  Como enfermedad

•  Como síndrome

•  Como fondo psicosomático

•  Como síntoma

•  Como signo

En la medicina psicosomática se conoce que la patología psicosomática es la expresión de algo más profundo, que tiene la característica de su falta de permanencia, su movilidad, pudiéndose obtener normas tanto para preveer sus cambios como para explicar fenomenológicamente su nacimiento y su desaparición.

© ProyectoSalutia.com ~ Todos los derechos reservados