proyecto salutia logo   home contacto

Salud

 

INFORMACION DE SALUD

La información de salud es imprescindible en la valoración del proceso salud-enfermedad, ya que éste es el resultado de la interacción permanente de características genéticas, sociales y culturales, así como del aporte que a la salud prestan los servicios sanitarios, gracias a ésa información. El término problema de salud supera el ámbito clínico y debe entenderse como cualquier problema que se produce en la comunidad con consecuencias tanto en el aspecto sanitario como socio-económico.

El propósito de la valoración del estado de salud es dar una respuesta adecuada a los problemas detectados.

No tiene sentido realizar un estudio de necesidades que va a representar el uso de muchos recursos si no es para intervenir sobre los problemas encontrados.

El análisis de situación requiere información de salud, ya que ésta es imprescindible en cualquier proceso de planificación y programación sanitaria, sea cual fuere el nivel organizativo desde el que se plantee, cuyo desarrollo ha de permitir mejorar el nivel de salud de la población mediante acciones programadas dirigidas a solucionar los problemas detectados. La justificación de caracterizar la población e identificar los principales problemas de salud está en la exigencia de responder a las preguntas que todo profesional de la Atención Primaria se plantea:

  • ¿Cuál es el estado de salud de la población?
  • ¿Cuáles son los factores determinantes de ese estado de salud?
  • ¿Qué acciones van a desarrollarse para evaluar el efecto de las intervenciones para mejorar el estado de salud?

Los objetivos del análisis de la situación de salud pueden resumirse en cuatro:

1. Reconocer el ámbito sociodemográfico y de salud de un territorio definido.
2. Identificar los principales problemas de salud existentes en un territorio.
3. Servir de base para la priorización de los problemas de salud.
4. Facilitar la toma de decisión sobre el desarrollo de uno o varios programas de salud comunitaria.

El análisis de la situación de salud en el ámbito de APS forma parte del proceso de planificación que tiene como objetivo la descripción de la población y la identificación de problemas para una posterior intervención sobre los más importantes. Este estudio debe estar basado en la información de salud existente y ser fácilmente accesible. El contenido del análisis de la situación de salud ha de hacer referencia a las características de la población, a la extensión e impacto de los diversos trastornos y riesgos para la salud, tener en cuenta los intereses y las preocupaciones de la comunidad y valorar la disponibilidad y el uso de los servicios de salud y sociales existentes. La realidad socio-sanitaria de una población es compleja y multiforme. Para tratar de entenderla hay que disponer de un conjunto de herramientas que permitan observarla, describirla y sentar las bases para el análisis: “indicadores”. El análisis de la situación de salud tiene una dimensión descriptiva y otra analítica. Los elementos descriptivos son la base para identificar las necesidades de salud. En la complejidad del propio concepto de salud radica la dificultad de encontrar un conjunto de indicadores que refleje suficientemente sus múltiples dimensiones y que las pondere adecuadamente. Los indicadores del estado de salud, serían imposibles de calcular si no existiera información de salud fehaciente y responsable. A continuación se mencionan los más importantes indicadores de salud:

  • Mortalidad
  • Morbilidad
  • Enfermedades de declaración obligatoria
  • Registros del centro de salud
  • Encuestas de salud : Su utilidad se centra, además de su contribución al conocimiento del estado de salud, en saber cuáles son las percepciones de la población sobre su propia salud y también del uso y valoración que hace de los servicios sanitarios .
  • Hábitos y estilos de vida. Los hábitos y estilos de vida están muy relacionados con el nivel de salud. Entre éstos destacan el consumo de tabaco, el consumo excesivo de alcohol, el sedentarismo, la obesidad, el consumo de sustancias adictivas o las prácticas sexuales de riesgo así también conocer determinantes asociados a determinados hábitos y estilos de vida.
  • Indicadores positivos de salud y calidad de vida: Entre éstos destacan los que hacen referencia al estado vacunal de la población infantil y adulta, el estado nutricional, el desarrollo pondostatural, la salud buco-dental, el peso de los recién nacidos, el número de ex fumadores o el grado de control de parámetros de determinadas enfermedades crónicas. Estos indicadores miden de forma parcial algunos aspectos relacionados con la salud y son utilizados, en ocasiones, como indicadores de resultado de las intervenciones de salud.
  • Salud laboral: El impacto del trabajo en la salud engloba tanto la morbilidad producida por factores de riesgo específicos del entorno laboral (enfermedades profesionales) y trastornos de salud comunes agravados por las condiciones de trabajo, como la morbilidad y la mortalidad por accidentes de trabajo

El EAP debe conocer cuáles son los principales problemas de salud de su comunidad y qué grupos de población son los más afectados, para definir las prioridades de actuación. La mayor parte de los estudios que abordan estos problemas son epidemiológicos descriptivos, realizados a partir de estadísticas vitales y registros poblacionales.

Investigación en Atención Primaria de Salud

Investigar es algo más que recoger y almacenar información de salud. La investigación nace de la curiosidad e inquietudes personales, de la observación de hechos sin explicación lógica aparente o que contradicen las teorías aceptadas. Pero, en todos los casos, nace de una hipótesis y con unos objetivos concretos, y utiliza instrumentos de medida precisos y reproducibles con una metodología que permita contrastar empíricamente dichas hipótesis y rechazar o aumentar el grado de corroboración de las teorías aceptadas en ese momento. La investigación no es una actividad especialmente difícil, aunque requiere, y también ayuda a desarrollar, la capacidad de pensar con claridad y de una forma organizada. Al contrario de lo que muchos suelen creer, no requiere un extenso conocimiento de técnicas experimentales ni estadísticas, ni la posesión de un amplio vocabulario de jerga especializada. No todos los profesionales están «obligados» a investigar, pero sí a conocer la información de salud necesaria y los principios de los métodos de investigación para ser capaces de leer críticamente la literatura biomédica y aplicar adecuadamente los nuevos avances a su práctica diaria. La información de salud ha de estar estrechamente ligada con las necesidades de la población. En la Atención Primaria de la Salud se debe priorizar adecuadamente los problemas que deben ser investigados, teniendo en cuenta las necesidades de salud de la población y los intereses del propio equipo de investigadores, desarrollando líneas de investigación a medio y largo plazo, y valorando adecuadamente la pertinencia y viabilidad de los proyectos.

La investigación en APS ha de estar dirigida a la acción, y debe ser enfocada desde una perspectiva pragmática, manteniendo el punto de mira en la utilidad y aplicabilidad de los resultados a la práctica diaria.

     

© ProyectoSalutia.com ~ Todos los derechos reservados