proyecto salutia logo   home contacto

Tabaquismo

 

PREVENCION DEL TABAQUISMO

Introducción: El tabaquismo ha sido incorporado a la sociedad desde hace muchos años y parece cada vez hay más jóvenes que empiezan a adquirir este hábito. En sus comienzos no existía razón alguna para no consumir el tabaco, de hecho era y sigue siendo una conducta social aceptada y para algunos una forma de neutralizar el estrés cotidiano. En los últimos años se empiezan a conocer los peligros de la nicotina a la salud humana y se comprueba la intensa adicción psicológica que produce. Varios países han intentado distintas estrategias para la prevención del tabaquismo, teniendo como objetivo disminuir el consumo de la población, utilizando medidas políticas, como poner límite a la propaganda, elevar los impuestos, hasta fijar medidas prohibitivas de fumar en lugares públicas. En la ciudad autónoma de Buenos Aires, Argentina, entró en vigencia la totalidad de la ley anti-tabaco N° 1799 a partir de octubre del año 2006, donde se establece que es obligatorio para los ciudadanos abstenerse en ciertos lugares cerrados, tanto públicos como privados, donde se especifica claramente que están “libres de humo”, quedando habilitados para los fumantes lugares cerrados, que no afecten al resto del público.

ENCUESTA SOBRE TABAQUISMO EN LA CIUDAD DE BUENOS AIRES:

Tratando de buscar más aportes que se pueden general en la prevención del tabaquismo se realizó un trabajo de investigación en la Capital Federal, en el primer semestre del año2009, coordinado por el Dr. J.C. Gimenez y alumnos de la Facultad de Medicina de la Universidad del Salvador, a través de una encuesta que se diseñó al efecto y realizada en forma aleatori a 600 personas de ambos sexos, de distintos grupos etáreos, a fin de determinar la prevalencia del tabaquismo, los patrones y tendencias de fumadores en los últimos años, separándolos por décadas de edad: menos de 20 años, 20 a 29 años, 30 a 39 años, 40 a 49 años, 50 a 59 años y más de 60 años.

RESULTADOS: 70 mujeres resultaron fumadoras y 84 fueron de sexo masculino. Histórica y socialmente siempre se ha creído que la cantidad de mujeres que adquirieron el hábito de fumar era muy inferior a la de los hombres y dentro del género se creía que las de más edad eran las más fumadoras. Este trabajo revela que está aumentando el porcentaje de mujeres jóvenes fumadoras. En el grupo de exfumadores, los que abandonaron el hábito hace mas de un año son superiores al grupo de mujeres. Muchas mujeres fumadoras refirieron que tienen temor a dejar el hábito por el eventual aumento de peso que puede ocasionar, lo que revela más preocupación por el aspecto corporal que por el daño que pueda sufrir su salud. Otro aspecto que llamó la atención es el alto índice de mujeres que nunca fumaron (191), relacionado con el grupo de hombres que no adquirieron el hábito (156). Analizando el hábito tabáquico y las horas diarias de trabajo, se observó una relación directamente proporcional (hay más fumadores en el grupo de personas que trabajan más de treinta horas semanales). Indagando sobre esta evidencia, muchos respondieron que el consumo de cigarrillos “mitiga” el estrés laboral y en algunos casos mejora el rendimiento en el trabajo disminuyendo la ansiedad. Los 2 grupos etáreos extremos, los menores de 20 años y los mayores de 70 años, que en su mayoría se hallaban trabajando, el porcentaje de fumadores resultó menor que en el grupo de trabajadores de más de 30 horas semanales. En el grupo de no fumadores, se constató que la quinta eran exfumadores, es decir, uno de cada 5 no fumadores, alguna vez fumo en su vida. Indagando sobre el método utilizado para dejar de fumar se observó que la mayoría lo logró dejar el hábito tabáquico por esmero y determinación propia. Este grupo refirió que el motivo que los llevó a dejar de fumar, en su gran mayoría fue haber tomado conciencia de las consecuencias de la nicotina en la salud. Se aprovechó la forma coloquial en la realización de las encuestas, en el marco de la vigencia de la ley antitabáquica, que promueve la prevención del tabaquismo, para comunicar a los fumantes en forma pormenorizada de los riesgos del hábito y los efectos nocivos de la nicotina sobre la salud.

CONCLUSIONES:

•  Gran diferencia entre el grupo de fumadores y no fumadores: 347 no fumaban y sólo 154 eran fumadores. Las razones pueden ser variadas, pero entre ellas hay que reconocer a decisión política (Ley anti-tabaco)

•  No se encuentran diferencias sustanciales entre hombres y mujeres

•  Aumento del porcentaje de fumadoras en el grupo de mujeres jóvenes.

•  Importancia del ámbito familiar en el inicio de la adicción. La mayoría de los fumadores convivió en su adolescencia con padres o familiares fumadores.

•  La motivación personal fue la causa más frecuente para decidir el abandono del hábito en exfumadores.

LA PREVENCIÓN DEL TABAQUISMO ES LA HERRAMIENTA MÁS EFICAZ PARA DISMINUIR LA PREVALENCIA DE FUMADORES DE LA POBLACIÓN.

     

© ProyectoSalutia.com ~ Todos los derechos reservados