proyecto salutia logo   home contacto

Trabajos de investigacion

 

CARACTERISTICAS DE LA POBLACION QUE CONCURRE A UN HOSPITAL PUBLICO DE LA CIUDAD DE BS.AS.

Autores: Dr. J.C. Gimenez (coordinador docente) y alumnos de la Carrera de Medicina, Universidad de Barceló.

 I.- OBJETIVOS : Constatar las características demográficas y socioeconómicas que tiene la población que se asiste en el Sistema Público de la Salud, en el marco de la realidad socioeconómica que vive el la Argentina desde el año 2001.

II.- MATERIAL Y MÉTODO : Este trabajo fue realizado en el área de Consultorios Externos de un hospital público de la ciudad de Buenos Aires, Argentina, por alumnos de la Carrera de Medicina, Universidad de Barceló, supervisados por los docentes a cargo de la cátedra. Fueron encuestados en forma aleatoria 200 pacientes de ambos sexos, que aguardaban a ser atendidos en las salas de espera de diferentes consultorios. Dicha encuesta fue realizada en el año 2006 en la franja horaria de 9 a 11 AM. Los servicios donde se realizaron las encuestas fueron los siguientes, los cuales se hallan ordenados en forma decreciente de acuerdo al número de personas interrogadas allí.

1-cirugía

5-clínica médica. Medicina preventiva.

9-endocrinología-urología

2-ginecología.

6-radiología-solicitud de turnos.

10-diabetología.

3-laboratorio.

7-psicología-psicopatología-psiquiatría

11-obstetricia.

4-pediatría.

8-hematología-oftalmología-otorrinolaringología-flebología-serv.de vacunación.

12-traumatología.

Se los interrogó sobre la accesibilidad que tienen a la compra de los medicamentos prescriptos, si los medicamentos que utilizan son genéricos o recetados, el grado de conocimiento sobre el plan médico de cabecera, las dificultades en obtener los turnos y en el tipo de atención que recibían. Se completaron los datos de la encuesta de salud, utilizando un modelo de encuesta social que realizó la Universidad de Salamanca (España) en la cual a cada respuesta de la encuesta se le adjudica un score con el fin de evaluar su condición social. Con este método se evaluó a las personas que se asistían en el hospital y se las clasificó según el score obtenido en: incluidos, vulnerables y excluidos sociales. Los resultados obtenidos son los siguientes:

1) Incluidos sociales: puntaje de + 25 a +50.

2) Vulnerables de bajo riesgo: puntaje de 0 a +25.

3) Vulnerables de alto riesgo: puntaje de 0 a –25.

4) Excluidos sociales: puntaje mayor a –25 a -50.

Esta agrupación permitió conocer los rasgos socioeconómicos, personales, psicológicos y étnicos de la población que se atiende en el hospital público de la ciudad de Buenos Aires. Se incluyó en la encuesta una serie de preguntas sobre la accesibilidad a los turnos, la demora en obtenerlos y sobre el tiempo que tardaron en ser atendido por el profesional requerido. A continuación describiremos los resultados y las conclusiones obtenidas a partir de los mismos.

III.- RESULTADOS Y DISCUSION: 133 personas pertenecen al sexo femenino y 66 al masculino, esto podría deberse a la mayor predisposición de las mujeres a acceder a responder nuestras preguntas. 40 personas pertenecen a la tercera edad y 159 eran jóvenes adultos. El tipo de personas que acuden al hospital público va variando paralelamente a la situación económica del país. Este año nuestros datos informan que el 43,7% de los encuestados están desocupados , 1,5% trabajan “en negro” y 21,1% están subempleados (categoría a la cual se asignaron los jubilados). Por lo tanto solamente 33,7% gozan de un sueldo estable. Aunque el 60% admite tener un sueldo regular y el 96% posee vivienda. La situación económica de un hospital público en la República Argentina no solo se ve influenciada por los altibajos económicos del propio país sino también de la región. Muchos pacientes al no tener los medios necesarios en su país acuden a nuestros hospitales para atenderse.

Es así como 9,5% de nuestros encuestados pertenecen a minorías étnicas (dentro de este grupo se tienen en cuenta a los extranjeros de los países vecinos como paraguayos, bolivianos, peruanos, etc). La educación va de la mano de lo económico. Quizás sea esta la causa de que solo 46,7% de las personas encuestadas informaron tener el nivel secundario completo. El 53,3% restante en su mayoría mostró vergüenza al responder esta pregunta. Adicionando todos los datos socioeconómicos pudimos dividir la muestra en cuatro grupos. Los más afortunados, denominados incluidos conforman el 40,2%. En el extremo opuesto están los excluidos afortunadamente siendo el 2% solamente. A mitad de camino están los vulnerables divididos a su vez en alto riesgo (18,6%) y bajo riesgo (39,2%). El 41,2% de nuestros pacientes provienen de la provincia de Buenos Aires, y por ende no forman parte del área programática del hospital. Un caso en particular es el de una paciente que habita en Tortuguitas y debe acudir a este hospital puesto que todos los servicios de salud de su área, originalmente gratuitos, son actualmente arancelados. Solamente el 58,3% restante habita en Capital Federal y por ende tiene derecho a acceder al Plan de Médicos de Cabecera. Sin embargo solo el 16,6% hace uso del mismo. El 41,7% de los encuestados padecen de alguna enfermedad o handicap físico. Esto indicaría cuan amplia es la demanda de atención medica por parte de la población. Sin embargo estas necesidades no siempre se ven satisfechas. Lamentablemente esto se ve en gran parte influenciado por la tasa de empleo y la adquisición económica que le permiten o no a los pacientes optar por una prepaga. 86 personas entrevistadas nunca tuvieron alguna obra social, y por ende siempre acudieron a la salud pública. De los encuestados, 65 pacientes fueron perjudicados por los altibajos económicos y tras tener una prepaga, ahora carecen de ella. Por último solo 24,1% si tiene atención privada pero opta por nuestro hospital.

En cuanto a la compra de la medicación, un 45,2% puede siempre hacerlo mientras que el 46,7% solo lo logra a veces y 8% no puede. Dentro del grupo que accede a la medicación, el 52,3% compra el medicamento recetado y el 39,7 adquiere el genérico. Un 8% no tiene acceso a la medicación. Se relacionó la edad con el acceso a la medicación, constatándose que un 67,5% de los adultos jóvenes siempre tienen acceso, mientras que el 25% a veces lo tiene. En cuanto a los pacientes de la tercera edad 65,7% puede obtenerla, principalmente esto se debe a que PAMI se las brinda aunque 7,5% refiere no poder obtener los fármacos que necesita. Se relacionó el origen del paciente con respecto al acceso de la medicación, y se pudo observar que los primeros tienen mayor adquisición a la medicación con respecto a los que habitan en la provincia. Los encuestados tuvieron también la oportunidad de calificar la velocidad de la adquisición de turnos y de expresar sus dificultades. El 59.9% de los encuestados demoraron menos de una hora en conseguir un turno.

Este dato es muy significativo porque ilustra la eficiencia del sistema, aunque algunos de los pacientes se quejaron de los malos tratos que recibieron del personal en ventanilla. Otro dato favorable es que el 61% de los encuestados pudo obtener un turno para el mismo día. También se vio que el 28% de los pacientes esperaron una semana para ser atendidos. El 65,7% de los pacientes refirió no haber tenido problemas con la atención recibida, mientras que los 34,7% restantes expresó lo contrario. De estas 69 personas que no fueron atendidas el 50% fue por causas de origen profesional. Al relacionar la edad con el tiempo de adquisición de turnos concluimos que el 56.6% de los pacientes de tercera edad lo obtuvieron dentro de una hora y solo 3.9% esperaron un día o más. Entre los adultos jóvenes 72.5% esperaron menos de una hora y solo 2,5% un día o más.

ACCESO A MEDICAMENTOS:

 Cabe destacar que el 8% no pueden comprar la medicación ni siquiera con los descuentos que ofrecen los recetarios solidarios ni puede adquirirla en las farmacias que se dedican a la venta de genéricos. Este grupo de pacientes suele acercarse al hospital para obtener muestras médicas obsequiadas por los laboratorios para poder así controlar su patología. Con respecto al porcentaje de pacientes que a veces puede comprarla (46,7%) la mayoría de ellos refirió que de acuerdo al costo del medicamento y al momento del mes en el cual era recetado podían adquirirlo, de lo contrario, de acuerdo a la urgencia del uso del fármaco en cuestión decidían por optar por su genérico. El porcentaje que si puede adquirir la medicación lo hace a través de su obra social, por lo general PAMI que ofrece según el medicamento descuentos entre el 30 y 50% siendo algunos de ellos gratuitos cuando se adjunta un certificado de patología crónica o impedimento socioeconómico. Otra característica es que los pacientes pertenecientes a este grupo presentaban también una renta básica o bien ingresos regulares.

MEDICAMENTOS GENÉRICOS VS. MEDICAMENTOS RECETADOS DE LABORATORIOS CONOCIDOS:

Con respecto a los medicamentos genéricos es interesante relatar algo de la historia de su surgimiento. Los fármacos genéricos, como los denominan los norteamericanos, fármacos “clonados o copiados” nacieron en México a raíz de la carencia de gran parte de la población para poder adquirir medicamentos de laboratorios reconocidos internacionalmente. Paulatinamente las cadenas de farmacias que se dedican pura y exclusivamente a la venta de genéricos fue expandiéndose por toda Latinoamérica llegando en el año 2001 a la Argentina. Es interesante comparar algunos datos con respecto a otros países como Italia en el cual no existe la modalidad de fármaco genérico o de “marca”. Allí sólo se venden medicamentos pura y exclusivamente bajo receta médica archivada, no como sucede aquí en donde se puede adquirir sin receta alguna cierto tipo de fármacos, como el caso de los antibióticos, poniendo a la Argentina en uno de los primeros lugares con respecto a la resistencia antibiótica y la automedicación.

IV.- CONCLUSIONES : El 41,2% de nuestros pacientes provienen de la provincia de Buenos Aires. De acuerdo a la inserción social que presentan la población estudiada: el 40,2%, son incluidos, el 2% son excluidos y más de la mitad, el 55,8% presentan vulnerabilidad (alta o baja) a la exclusión social. El 43,7% de los encuestados están desocupados. Según su condición socioeconómica los pacientes acceden a los medicamentos de la siguiente forma: El 39,7% de los pacientes encuestados compra fármacos genéricos. El 52,3% puede acceder al medicamento recetado a través de los descuentos. En este caso la mayoría de los pacientes adquiría su medicación a través de su obra social, siendo PAMI la predominante y el 8% de los encuestados no los puede comprar o conseguir. Analizando el porcentaje de pacientes que adquieren la forma genérica del medicamento prescripto, todos ellos contestaron que lo realizaban por los altos costos de la medicación indicada, a pesar del descuento ofrecido por los recetarios solidarios y si se trataba medicamentos para una enfermedad crónica (Ej. los antihipertensivos) la ventaja que presentaba un fármaco genérico era su accesibilidad, puesto que el paciente no tenía que volver al hospital para solicitar un turno y así obtener una receta con descuento. Si bien tanto un medicamento de un laboratorio reconocido como un fármaco genérico utilizan el mismo principio activo, la diferencia radica en la depuración del mismo (a mayor depuración mayor eficacia) y a la diferencia que existe en la calidad de los excipientes los cuales favorecen la tolerancia y la absorción del mismo. Según un sondeo de la A.N.M.A.T el 73% de estas farmacias se hallan en las cercanías de hospitales públicos y en zonas populosas y densamente pobladas principalmente por inmigrantes de países limítrofes. Las zonas de Constitución, Once, Balvanera y Pompeya constituyen los puntos geográficos capitalinos que concentran la mayor cantidad de este tipo de esta farmacias.

PACIENTES QUE PRESENTAN OBRA SOCIAL VS AQUELLOS QUE NO LA POSEEN:

El 43,2% de los encuestados nunca tuvo obra social , (ya sea por no presentar un empleo estable o bien por no poder costear sus aranceles). El 32,7% de los pacientes de la muestra alguna vez ha tenido obra social , la cual fue dada de baja ya sea por pérdida de empleo como por la dificultad en el pago de aranceles debido a su alto costo. El 70 de los 200 encuestados perdió su obra social entre los años 2000-2003 coincidiendo con la crisis económica y de recesión que atravesó el país en esos momentos, lo cual a su vez ocasionó una saturación de los servicios públicos de salud. El 24.1 % de los encuestados si tiene obra social, siendo PAMI la predominante. En menor proporción se hallan otras obras sociales como OSECAC. Estos pacientes recurren al hospital público por la presencia de un profesional en particular, el cual no figura en su cartilla y optan por esta forma gratuita de atención. Otros pacientes que tienen obra social se hallaban en el hospital tramitando certificados de matrimonio, libretas sanitarias o bien exámenes psicofísicos requeridos por una institución en particular.

PLAN MEDICO DE CABECERA

Con respecto al conocimiento del plan de médico de cabecera para aquellos pacientes que viven en Capital Federal, el 82,9% contestó que desconoce de dicho plan y sus ventajas.

Este plan se halla disponible para todos aquellos residentes que carecen de obra social alguna, lo que permite poder ser asistidos por un médico en un hospital o consultorio a designar según la zona de residencia. La ventaja de este plan es que ofrece a través del plan REMEDIAR medicamentos en forma gratuita. Este alto porcentaje denota la falta de difusión por las autoridades de salud. El 16,6% si se halla inscripto en dicho plan y comentó las ventajas del mismo y la forma que llegó a él siendo la respuesta más frecuente a través de un comentario de un profesional de la salud.

© ProyectoSalutia.com ~ Todos los derechos reservados