proyecto salutia logo   home contacto

Tipos de inmunidad

Vacuna de Hepatitis A

Vacuna de Hepatitis B

Vacuna Cuádruple Bacteriana

Vacuna Triple Viral

Vacuna BCG

Vacuna antigripal

Otras vacunas

 

Vacunas

Las vacunas son productos biológicos que protegen a los individuos de diferentes edades (recién nacidos, niños, adolescentes, adultos y ancianos) contra determinadas enfermedades prevenibles. El recien nacido recibe la inmunización contra el tétanos cuando su madre todavía en el transcurso del embarazo, recibe las dos dosis de vacun antitetánica, que servirá para proteger al recién nacido del temido tétanos neonatal, que se puede producir luego del parto.

Pueden ser fabricadas a partir de de los mismos gérmenes que causan la enfermedad, o también algunas pueden ser sintetizadas en los laboratorios a través de la biotecnología moderna. Para comprender la acción de las vacunas, hay que tener noción elemental sobre los fundamentos de la inmunidad del organismo humano. Comencemos por decir que existen compuestos químicos, llamados ANTIGENOS, que son sustancias proteicas extrañas al organismo (proteínas heterólogas) las cuales se encuentran formando parte de la estructura de todos los microorganismos. Estos antígenos, una vez que se introducen en el cuerpo humano por la invasión que hacen los gérmenes luego del contagio, tienen la particularidad que su sola presencia dentro del organismo, estimula al aparato inmunitario de la persona infectada, a que produzca sustancias proteicas, llamadas ANTICUERPOS. Estos son sintetizados por unas células sanguíneas, dentro del grupo de los glóbulos blancos, llamados linfocitos T, que a su vez integran la estructura del Aparato Inmunitario del organismo. Cada germen, lleva en su estructura un antígeno específico. Por lo tanto el organismo desarrollara anticuerpos específico para cada enfermedad. Solo basta decir que no se han descubierto vacunas para todas las enfermedades infectocontagiosas, es decir que hay 2 tipos de enfermedades transmisibles: las que son prevenibles por vacunas y las que no lo son. Dentro del primer grupo tenemos al Tétanos, el Sarampión, la Poliomielitis y dentro del segundo grupo se encuentra el Sida, la Leptospirosis, la Hepatitis C, entre otras. Felizmente, algunas de estas enfermedades que no pueden prevenirse con vacunas, pueden ser tratadas con antibióticos y antivíricos. Acciones de las vacunas: Protegen a millones de personas contra el sufrimiento y la incapacidad permanente que producen algunas enfermedades infecciosas. Reducen costos al Sistema de Salud, ya que muchas personas no serán contagiadas y se ahorra costos en internaciones, estudios y tratamientos. Ayudan a prevenir la resistencia a los antibióticos, ya que al reducir el número de enfermos por patología infecciosa, reducen la cantidad de drogas destinadas a combatir los microorganismos. Como consecuencia de ello, los antibióticos son más eficaces, porque hay menos resistencia de los gérmenes porque se producen menos mutaciones. En casi todos los países existe un Calendario Nacional de Vacunación, por el cual a partir del nacimiento, todos los niños tienen que cumplir con un esquema de vacunaciones obligatorias, respetando también las dosis y refuerzos correspondientes. Es muy importante que especialmente las madres entiendan la importancia de los refuerzos que indica la cartilla de vacunación. La explicación es la siguiente: cuando se aplica la primer dosis de una vacuna, los antígenos administrados estimulan al Sistema Inmunitario a la fabricación de anticuerpos específicos, en un tiempo aproximado de 30 a 45 días y si no se administra la segunda dosis o el refuerzo correspondiente, dichos anticuerpos se agotan.

En cambio,cuando se administra la segunda dosis o los refuerzos correspondientes, la respuesta inmunitaria es mucho más rápida y la formación de anticuerpos aumenta cuantitativamente garantizando la prevención de la enfermedad. Cuando existe un cumplimiento cercano al ideal de vacunados (el ciento por ciento), el agente responsable de esa enfermedad, al no tener capacidad de circulación, no puede reproducirse (ya que generalmente el reservorio es humano) y la enfermedad queda erradicada. El ejemplo paradigmático es la VIRUELA, que ha sido erradicada en el siglo pasado del planeta. Otra enfermedad que está por ser de ser erradicada de América y Europa es la POLIOMIELITIS . Uno de los indicadores del nivel de salud de los países, es el nivel de cobertura de vacunación de acuerdo a su Calendario Nacional de Vacunación.


© ProyectoSalutia.com ~ Todos los derechos reservados