proyecto salutia logo   home contacto

Vacunas

 

TIPOS DE INMUNIDAD

Generalidades: Para comprender que son los diferentes tipo de inmunidad, debemos conocer que el cuerpo humano tiene un sistema, llamado sistema inmunológico que está preparado para defenderse del contagio de enfermedades infectocontagiosas.

Este sistema está desarrollado en un tejido altamente especializado, conocido como tejido linfático que incluye los siguientes elementos:
a) ganglios linfáticos, que son nódulos pequeños, redondeados que no suelen ser visibles ni palpables al tacto en condiciones normales. Producen células llamadas linfocitos, monocitos y células plasmáticas.
b) Vasos linfáticos,
que son vasos que en vez de transportar sangre llevan la linfa desde los tejidos a la circulación general.
c) Linfa: líquido de color blancuzco, que circula en los vasos linfáticos y es uno de los principales componentes del sistema inmunológico.
d) Organos linfáticos:
en estos órganos se incluye tejido linfático y son las amígdalas, las adenoides, el bazo y el timo. Dentro de los linfocitos, los llamados linfocitos T, son los encargados de producir anticuerpos, siempre que en el organismo hayan entrado células extrañas llamados antígenos. El ejemplo está dado por el virus del sarampión, que tiene antígenos específicos y una vez que penetran en el organismo son detectados por los linfocitos T, que inmediatamente producen anticuerpos “anti-virus del sarampión”. Seguidamente se produce un choque anticuerpo-antígeno, que produce la victoria del organismo sobre la enfermedad (curación) gracias a la acción destructiva de los virus por parte de los anticuerpos. Sobre este mecanismo de acción se ha establecido que existen diferentes tipos de inmunidad.

Basados en los trabajos de Luis Pasteur (1822-1895) se comenzó a acuñar un concepto importante en la prevención de las enfermedades: el término INMUNE: aplicado a personas o animales que luego de padecer una infección o en otros casos, sin llegar a sufrirla, eran resistentes a ellas, estableciéndose los 2 primeros tipos de inmunidad : LA INMUNIDAD NATURAL Y LA INMUNIDAD ADQUIRIDA.

a) INMUNIDAD NATURAL: Además de las barreras físicas que tienen los seres humanos y los animales mamíferos (piel, secreciones, enzimas, etc.), también poseen mecanismos biológicos, conocidos como inmunidad natural. Es la primera barrera inmunológica frente a las infecciones y se basa en la acción células fagocíticas al poco tiempo de haber entrado el germen en el organismo. Si esta barrera fallara, los gérmenes se reproducen y sus antígenos estimulan la formación de anticuerpos por los linfocitos T, que terminan destruyendo a los gérmenes y deteniendo la infección. A este proceso se lo conoce como INMUNIDAD NATURAL ACTIVA y dura por el resto de la vida. Pero hay que destacar que hay otro tipo de inmunidad natural que la madre transmite al hijo cuando en el período de embriogénesis los anticuerpos maternos circulantes son llevados por la sangre a través de la placenta a la circulación fetal y posteriormente en el período de lactancia a través del amamantamiento. Estos anticuerpos maternos brindan al feto y al recién nacido protección contra ciertas enfermedades infectocontagiosas, conociéndose este tipo de inmunidad como INMUNIDAD NATURAL PASIVA. Esta inmunidad sólo tiene vigencia por unos pocos meses.

b) INMUNIDAD ARTIFICIAL: Recordando las investigaciones de Luis Pasteur, la medicina descubrió un “artificio” por el cual el organismo generaba anticuerpos sin haber tenido que soportar los riesgos de una enfermedad infectocontagiosas. Pasteur descubrió que inyectando antígenos específicos de una enfermedad a un cobayo de laboratorio, este producía anticuerpos específicos para dichos antígenos. Seguidamente al inyectar al mismo roedor gérmenes vivos de la misma enfermedad, se comprobó que el animal no contraía la infección, es decir que tenía una inmunidad específica. Este hallazgo científico posibilitó la generación de “vacunas” específicas que sirven para prevenir muchas enfermedades infectocontagiosas, es más, la Viruela, gracias a la vacuna antivariólica pudo ser erradicada del mundo en el siglo pasado. Este tipo de inmunidad, donde el sistema inmunológico crea los anticuerpos se lo conoce como un tipo de inmunidad, llamada INMUNIDAD ARTIFICIAL ACTIVA y si las vacunas tienen los refuerzos correspondientes es una inmunidad que dura toda la vida. También existe un tipo de inmunidad, que se logra con la administración de gamma globulina o sueros, que no es otra cosa que anticuerpos extraídos de suero humano, que se utilizan en los casos que se quiere brindar a una persona una inmunidad inmediata (como por ejemplo, el suero antitetánico administrado en una persona que sufrió herida cortante para prevenir el tétanos). Este tipo de inmunidad se la conoce como INMUNIDAD ARTIFICIAL PASIVA, porque el organismo no produce los anticuerpos, sino que son inyectados y como sucede en la inmunidad natural pasiva, también tienen una corta duración en sangre.

Existe otra clasificación cuando se enfoca a los tipos de inmunidad según los diferentes anticuerpos que realizan su función inmunitaria. Desde este criterio a la inmunidad se la divide en 2 grupos:

•  Inmunidad humoral: cuando los anticuerpos actúan en los líquidos o humores corporales, tales como sangre, linfa, suero, etc. y tienen una acción sobre elementos que circulan en dichos líquidos. Es el principal mecanismo de defensa contra los gérmenes que están fuera de las células y sus toxinas por medio de anticuerpos activados por los antígenos.

•  Inmunidad celular: cuando el ámbito del choque antígeno-anticuerpo es a nivel de las células orgánicas. Cuando los agentes extraños se encuentran en el interior de las células sólo pueden ser destruidos si son alcanzados por anticuerpos que actúan dentro de ella, y así evitar que se sigan reproduciendo. Ambos mecanismos de acción se complementan mutuamente, ya que en una persona que padece una enfermedad infectocontagiosa pueden existir gérmenes intracelulares y extracelulares.

     

© ProyectoSalutia.com ~ Todos los derechos reservados