proyecto salutia logo   home contacto

Vacunas

 

VACUNA ANTIGRIPAL

La vacuna antigripal es una vacuna polivalente que contiene tres cepas de virus gripal fraccionado (subvirión), inactivado y purificado, obtenida en cultivos celulares de embrión de pollo. A partir del año 1955 se desarrolló en varios países latinoamericanos una red de vigilancia epidemiológica de la gripe, mediante la cual se pudieron crear estructuras médico-laboratoriales de detección de casos, con toma de muestras de los pacientes que permitieron la caracterización viral. La Organización Mundial de la Salud realizó una recomendación de constituir anualmente una vacuna para la gripe. A partir de 1999 se emplea una fórmula específica para el hemisferio sur recomendada por la O.M.S. Está constituida por 2 cepas del tipo A y 1 del tipo B, cuyos elementos periféricos tienen capacidad antigénica. Su variación constante requiere adecuar anualmente la composición para que represente los virus que probablemente circulen en la estación invernal.

CUANDO SE DEBE VACUNAR?

La vacuna antigripal debe aplicarse en otoño, antes de los primeros fríos. La fecha ideal es la segunda quincena de abril. La vacuna está indicada a partir de los 6 meses de edad sin límite máximo de edad de las personas que son vacunadas. Es prioritario vacunar a los grupos que presentan mayor vulnerabilidad a la gripe. Se debe revacunar todos los años, mientras se mantenga la indicación de la vacuna.

QUIENES SE DEBEN VACUNAR?

•  Personas mayores de 65 años

•  Niños y adultos con enfermedades crónicas del aparato cardiocirculatorio (cardiopatías, insuficiencia cardíaca, etc.), del aparato respiratorio (Broncopatías, insuficiencia respiratoria crónica, asma grave, EPOC, etc.).

•  Personas con enfermedades metabólicas (diabetes), insuficiencia renal, enfermedades de la coagulación (hemoglobinapatías), inmunosuprimidos (incluye portadores del HIV y a los inmunodeprimidos por medicamentos).

•  Niños y adolescentes que están bajo tratamiento prolongado con acido acetil-salicílico (aspirinas).

•  Grupos de personas que pueden transmitir la gripe a grupo considerados de alto riesgo: médicos, enfermeras y otros agentes de salud que trabajan en establecimientos sanitarios o en cuidado de pacientes domiciliarios.

•  Empleados de instituciones geriátricas y entidades de cuidados crónicos que tienen contacto con pacientes.

•  Personas que ocupan funciones críticas en caso de epidemia (servicios de seguridad, escuelas, etc.

•  Personas que conviven con pacientes inmunosuprimidos.

•  Mujeres que cursan un embarazo de alto riesgo que se encuentran en el 2° o 3° trimestre de embarazo en la época de la gripe.

INMUNIDAD

Al día siguiente de aplicarse la vacuna antigripal el nivel de anticuerpos alcanza un grado adecuado de protección a los 15 días y permanecen en sangre durante un año. Aproximadamente el 90% de los jóvenes y adultos tienen anticuerpos detectados hasta los 15 meses de aplicada la vacuna. En los niños menores de 9 años que son vacunados por primera vez los títulos de anticuerpos se alcanzan a los 15 días de la segunda aplicación de la vacuna. La eficacia de la vacuna antigripal en adultos sanos menores de 65 años es del 70% al 90%. En las personas mayores de 65 años la eficacia es menor, especialmente en los mayores de 70 años, pero se recomienda igualmente ya que es eficaz en la prevención de las complicaciones de la gripe (neumonías) reduciendo el riesgo de hospitalización y muerte por complicaciones clínicas de la gripe.

CONTRAINDICACIONES

Antecedentes de reacción alérgica severa (anafilaxia) posterior a una dosis previa o a los componentes de la vacuna, especialmente a proteínas del huevo. Hay que tener precaución en presencia de una enfermedad con o sin fiebre.

 

© ProyectoSalutia.com ~ Todos los derechos reservados